Música

Nina Simone lo dijo mejor…

En esta tarde de domingo… Miss Simone

I ain’t got no home, ain’t got no shoes                                s
Ain’t got no money, ain’t got no class
Ain’t got no skirts, ain’t got no sweater
Ain’t got no perfume, ain’t got no bed
Ain’t got no man

Ain’t got no mother, ain’t got no culture
Ain’t got no friends, ain’t got no schooling
Ain’t got no love, ain’t got no name
Ain’t got no ticket, ain’t got no token
Ain’t got no God

Then what have I got
Why am I alive anyway?
Yeah, what have I got
Nobody can take away

Got my hair, got my head
Got my brains, got my ears
Got my eyes, got my nose
Got my mouth, I got my smile

I got my tongue, got my chin
Got my neck, got my boobs
Got my heart, got my soul
Got my back, I got my sex

I got my arms, got my hands
Got my fingers, got my legs
Got my feet, got my toes
Got my liver, got my blood

I’ve got life
I’ve got my freedom
I’ve got life

I’ve got life
And I’m gonna keep it
I’ve got life
And nobody’s gonna take it away
I’ve got the life

Estándar
divagaciones, Sin categoría

Y, ¿si lo que no nos mata, no nos hace más fuertes?

girl smoking

Últimamente he estado pensando mucho en esto, y la razón es que por primera vez en años, volví a reflexionar sobre lo difícil que fue el colegio para mi. No académicamente, sino socialmente. La mayoría de la gente dice que que el colegio fue la mejor época de su vida, pero a mi me preguntan por el colegio y yo digo, que horror.

A pesar de que hubo momentos buenos, en general el colegio fue un suplicio constante desde el principio para mi. Muy chiquita, entré a un colegio de solo niñas. Nadie se metía conmigo jamás. A veces llegaba por la mañana y le decía a alguna niña que si podía estar con ella en el recreo. Por lo general me decían que no, lo cual era terrible, no por que yo me muriese de ganas de estar con ella, de hecho me gustaba estar sola, sino porque tenía que huirle a la profesora de religión que insistía en sentarse al lado mio a verme comer mis onces cada vez que me veía sin “amigas”. Insistía en hacerme preguntas y yo sufría, rogándole en silencio que se fuera y me dejara tranquila, por que no había peor humillación que ser tan “rechazada” que hasta las profesoras te tenían lástima. Esto me llevaba a crear elaborados planes durante la noche, como llevar en mi lonchera dos yogurts en vez de uno e intentar sobornar a algún grupito con éste para que me dejaran estar cerca a ellas durante los recreos. Yo no quería hablar, ni siquiera que me incluyeran, solo que se me viera en compañía para que las profesoras no se me acercaran a preguntarme por qué no estaba con mis amiguitas. Otra opción era salir corriendo apenas sonaba la campana y esconderme en alguna parte. La biblioteca se volvió mi santuario durante algunas gloriosas semanas, pero pronto las bibliotecarias empezaron a sacarme y a decirme que fuera a “jugar”, que no se podía estar en la biblioteca en los recreos. Recurría entonces a los  baños. Pero me aburría. Así que debía hacer de tripas corazón e irme al odiado parque donde las otras niñas no me dejaban jugar con ellas, o se burlaban de mi cuando jugaba sola. Día tras día, año tras año era igual.

Cuando llegué a la primaria las reglas de la biblioteca se relajaron un poco y pude volver. A veces, sin embargo, me picaban las ganas de tener amigas. Una vez le dije a una profesora en la que, muy tontamente, confiaba, y la reacción de ella fue decirles a dos niñas que, o se metían con migo en el recreo o les ponía detención. Yo, por supuesto, no sabía esto, y cuando Laura y Catalina me invitaron a estar con ellas en el recreo, casi me morí de la emoción. Me acuerdo que fuimos a los árboles y a los columpios, y me acuerdo de haber estado relajada y feliz. Cuando al día siguiente llegué radiante a preguntarles qué íbamos a hacer ese día, me informaron que ya habían estado con migo un día por que las habían obligado. A mi nunca me han pegado un puño en el estómago, pero me imagino que se debe sentir algo parecido.

Ese día me di por vencida, y decidí no volver a acercarme a NADIE a menos que tuviera la certeza ABSOLUTA que querían estar con migo.

Toda mi escolaridad fue una serie de eventos parecidos a este, y durante muchos años me repetí a mi misma aquella frase mágica lo que no te mata, te hace más fuerte. Supongo que necesitaba creer que el rechazo constante eventualmente sería bueno para mi.

Creo que estaba equivocada. Creo que todos esos años de sentirme agradecida y avergonzada cuando alguien se dignaba a dejarme estar en su compañía sólo me han hecho una persona más triste. Menos fuerte. Lo que no te mata no solo no te hace más fuerte, sino que se lleva consigo un pedazo de tu ser que luego toma años y años volver a construir. Puede ser que el nuevo pedazo sea una versión mejorada del anterior, pero si te haces más fuerte es porque tu fuiste capaz de volver a construirte a pesar del sufrimiento.

Puede que a mi nunca me hayan roto un brazo a golpes, pero me han roto la dignidad y el autoestima muchas veces, sin nunca darme tiempo para curarme, sin ponerme un yeso en el alma.

No creo que ser rechazada desde el preescolar hasta décimo (cuando por fin tomé la decisión de validar el bachillerato y no volver a la cámara de tortura que era el colegio) me haya hecho más fuerte, pero tal vez si me hizo la persona que soy hoy en día. ¿Eso será bueno, o malo? No se. El tiempo dirá, supongo.

 

Estándar
cine, Sin categoría

Deadpool

 

 

deadpool

Fucking fuckity fuck. Me encantó esta película.

Una película de súper humanos PARA adultos, donde hay humor, y donde los cuerpos, de hecho, tienen sangre. Me reí como una tonta, sí, pero la película resultó ser sorpresivamente tensionante y, por momentos, dulce. Es una historia de amor donde se habla de sexo, no solo de amor eterno. Es una historia de horror donde lo miedoso son las torturas a las que someten a Wade Wilson. Para mí, que soy una ávida consumidora de la cultura pop, esta película dio en el clavo, con  su humor meta y sus constantes referencias al mundo exterior. Deadpool es adorablemente adorable, incluso cuando está cortándole la cabeza a uno de sus enemigos. Amé, y esto es un spoiler así que advertidos, el hecho de que al final mata a su torturador porque, simplemente, se niega a dejar a semejante psicópata vivo, y de paso se asegura de impedir que a alguien le pase lo que le pasó a él. Esto lo convierte en un asesino a sangre fría, lo cual por demás, lo tiene sin cuidado.

Me gustó muchísimo el personaje de Colossus. Dulce, educado, caballeroso , gigantesco y metálico. Durante mi adolescencia, la gran mayoría de mis amigos eran hombres metaleros, y si algo me enseñó esta experiencia es que entre más miedoso e intimidante se ve alguien, más tierno suele ser. Negasonic Teenage Warhead, por su parte, me pareció una perfecta representación de lo que es ser una niña adolescente, callada pero de cuidado cuando la hacen explotar (literalmente, en este caso).

Debajo de todas las referencias y los chistes visuales (como la bala en la cola, o la mano que se regenera) Deadpool tiene algo más: Un gran personaje. Wade Wilson tiene dos armas más allá de sus poderes: Una, un sentido del humor a prueba de torturas y dos, que sabe exactamente quién es. Al igual que su película, no parece importarle si a alguien le gusta o no, y no tiene el más mínimo interés en ser diferente.

Al parecer, la mejor manera de caerle bien a todo el mundo es que honestamente no te importe tanto lo que piensen.

Estándar
actualidad

Sobre Donald Trump

 

true2_0

Acabo de leer un artículo en The Independent de un reportero que pasó la tarde en un rally del señor Trump en Youngstown, Ohio. El artículo comienza con una cita de una mujer diciendo que tanto Hillary Clinton como Bernie Sanders son comunistas, y que la razón por la cual Barack Obama no ha atacado con más fuerza a ISIS es porque él mismo es musulmán. Ahora, ésta es la imagen que muchos de nosotros tenemos de los seguidores de Trump. Racistas e ignorantes que odian por odiar. Pero eso, mis queridos lectores, es sobre simplificar el asunto de una manera grotesca. 

La verdad, es que Estados Unidos no es lo que muchos de nosotros creemos que es. Aquí, desde afuera, vemos a la brillante y soleada California. Vemos películas que han costado cientos de millones de dólares. Vemos a las estrellas de cine y de televisión moviéndose en vestidos y joyas con los que nosotros podríamos pagar nuestra educación superior y comprar un frapuccino con caramelo extra en Starbucks después.

Pero la realidad, es que EEUU es un país de más de 300 millones de habitantes, donde la mayoría de las personas ha visto cómo, poco a poco, se cierran fábricas de manufactura por que se llevan la producción a otros países. Esto no es malo per se, pero si nos ponemos en los zapatos de alguien que paulatinamente ve cómo se acaban los trabajos en su pueblo, que ve cómo se cierran fábricas, que tiene que trabajar en dos, o tres lugares diferentes para sobrevivir sin ninguna esperanza de poder costear una educación superior para sus hijos, no es difícil entender por qué se emocionan al escuchar a una persona que ellos consideran exitosa, decir que no va a permitir que esto vuelva a suceder así sea por la fuerza.

Si, Trump es racista, misógino, homófobo y, francamente, una mala persona. Pero tenemos que entender que burlarnos de él no va a ayudarnos a escapar de su posible presidencia. Cuando nos burlamos de Trump, la gente resentida y desesperada que ve en él una solución siente que nos estamos burlando de ellos también. Esto simplemente le da más momentum a la campaña sensacionalista y populista del señor Trump.

Esta gente está asustada. Están viendo como una forma de vivir desaparece, y no hay nada que puedan hacer al respecto. Entonces llega un candidato presidencial hablando en un lenguaje fácil de comprender y dando soluciones concretas (aunque equivocadas) a sus problemas.

Tratarlos a todos de estúpidos y racistas es estúpido. Tenemos que hacer un esfuerzo por entender que Donald Trump es un resultado, no una causa.

Hay otro candidato que escucha la desesperación de las personas: Bernie Sanders. El problema es que Bernie quiere ganar para ser un buen presidente, no para alimentar su ego, como el señor Trump, así que no da soluciones facilistas. Lástima que la gente crea que existen respuestas fáciles para las preguntas difíciles.

Espero, con toda mi alma, que la gente de EEUU esté dispuesta a escuchar y escoger, como dice Albus Dumbeldore, entre lo que es correcto, y lo que es fácil.

Artículo en The Independent:

http://www.independent.co.uk/news/world/americas/us-elections/donald-trump-an-evening-in-the-company-of-the-tycoons-true-believers-a6932536.html

 

Estándar