cine, cine reseña cine arte, divagaciones, Sin categoría

La la Land

Risultati immagini per lala land

 

 

Es difícil para mi ser objetiva en cuanto a una película que reúne tantos elementos que me seducen por completo desde que empecé a ver películas. ¿Que puedo decir? Soy una chica de musicales. Así que, de entrada, supe que La la land iba al menos a ser una oportunidad para cantar a todo pulmón con Emma Stone y Ryan Gosling. Para perderme un rato en un mundo mágico de música y baile y no pensar tanto. La realidad, sin embargo, contradijo las expectativas. Para mi, La la land no fue un escape de la realidad. Fue más como un golpe en el pecho.

¿La razón? I am nothing but a fool who dreams and I have nothing but a heart that aches. Yo soy una tonta ingenua que se dedica a perseguir un fuego que cree tener dentro, pero que nunca ha visto. Yo soy la clase de persona que no sabe sobrevivir en un mundo de adultos de tuercas y de números. Yo amo las cosas bellas e inútiles. Amo los libros y las pinturas. Amo a la gente amable. Amo las sonrisas y amo los ambientes cálidos. Amo ayudar y amo poder pedir ayuda. Poder decirle a alguien: Hoy estoy triste. Hoy quiero estar en silencio. Y que la otra persona entienda. Amo escribir y explorar mi mundo interior. Amo el amor.

Existen lugares donde se puede ser así. Las universidades, las escuelas. Pero el mundo, creo, no está hecho para gente como yo. Está hecho para gente dura que se abre camino con los dientes. No para gente suave que anda con el alma abierta y el corazón en la mano. Así que la verdad es que, como Mía, yo vivo con miedo. Miedo de no ser lo suficientemente buena en mi arte. Miedo de que, si no logro hacer dinero y fama, voy a ser vista como un fracaso.

Pero La la land, al final, no se trata de la angustia de ser un artista. En realidad, se trata de la misma historia de siempre. Sigue tus sueños, trabaja duro, cree en ti y todo se va a hacer realidad.  Te vas a volver rica y famosa. El mundo te va a justificar. Al final, la recompensa de Mía es la entrada a la misma sociedad que destruye a soñadores como ella. Su recompensa es dinero y fama. Su recompensa es aquello que hace que todos los artistas que no llegamos a ser adorados seamos vistos perdedores.

Así que, al final, salí con el corazón roto. Roto por mi. Roto por todos los que soñamos y andamos con el alma abierta, recibiendo golpe tras golpe. Porque nuevamente estaba aquí Hollywood diciéndome: Si eres lo suficientemente buena, serás rica y famosa. Si no logras riqueza y fama, entonces perdiste el tiempo.

Vete a la mismísima mierda, Hollywood. Por una vez quisiera ver una película sobre un artista que es feliz siendo artista. O sobre alguien que no se vuelve exitoso en el sentido tradicional pero no se siente como un fracaso. Sobre alguien que encuentra paz para su corazón adolorido lejos de las expectativas que lo hacen doler.

Esta no es una película para soñadores. Es una película para gente que nunca ha sentido el dolor de soñar.

Estándar
cine reseña cine arte, cine.

Timbuktu – Reseña

timbuktu

No es común ver una película que mezcle de una manera tan magistral la belleza inalterable de un lugar con el nacimiento de un régimen totalitario en un pueblo. Como muchos de ustedes ya deben haberlo supuesto, yo soy colombiana. Colombia es un país hermoso, con costas en dos mares, selvas, nevados, desiertos y grandes ciudades. Pero muy pocas veces , por no decir ninguna, una película ha logrado un balance entre el horror de la guerra y los paradisíacos lugares donde esta sucede. Esto es lo que logra magistralmente Abderrahmane Sissako el director de Timbuktu.

La película abre con una escena que hizo que se me tensara cada músculo del cuerpo: una gacela corriendo por un desierto aparentemente interminable, sin lugar donde esconderse con unos hombres armados persiguiéndola en un jeep intentando cansarla. Inmediatamente pensé que el director iba a mostrarnos una escena de carnicería, pero Timbuktu no es esa clase de película. Es mucho más sutil. Sissako no busca aterrar al espectador con imágenes violentas, y no busca tampoco crear villanos y héroes en blanco y negro. Lo más aterrador de esta película es la manera como los yihadistas que llegan al pueblo comienzan poco a poco a imponer su autoridad. Empiezan con cosas pequeñas como obligar a un hombre a subirse los pantalones. Enfrentan a una mujer que vende pescado para que use guantes. Ella no les teme. Los enfrenta. ¿Cómo voy a vender pescado con guantes puestos? Que ridiculez. Vamos a tener que arrestarla, dicen los hombres quienes, por supuesto, van armados. Luego vemos como entran a una mezquita, y aquí la película hace un punto de distinguir entre religión y fanatismo, enseñanza y hambre de poder. La religión es un puente, una excusa perfecta para justificar la violencia y la ambición de unos cuantos. La gente del pueblo parece fastidiada con los yihadistas, pero no furiosa o indignada. Las diversas prohibiciones no se hacen esperar. Se prohíbe la música. Se prohíbe jugar fútbol. Una joven de no más de 17 años es arrestada en la calle por el mero hecho de estar sola. Enfrentar a un hombre armado en esta situación es exponerse a la muerte, así que no vemos que el pueblo se una para sacarlos ni nada por el estilo. La resistencia es de gente valiente intentando seguir con sus vidas en medio de una situación absurda. Una escena, en particular se quedó clavada en mi memoria: Un grupo de muchachos jugando fútbol sin balón. Hacen la mímica de un penalti, el pateador levanta el balón imaginario y lo besa antes de patearlo con todas sus fuerzas. Mientras tanto los yihadistas pasan en moto y miran. No se van. Pero no pueden hacer nada. No están jugando fútbol, no en realidad. En otra escena una mujer es castigada con 40 latigazos por cantar. Ella llora mientras la golpean y en el décimo latigazo su voz sale quebrada pero fuerte. ¿Es su manera de lidiar con el dolor, o es una protesta? Probablemente las dos.

Mientras todo esto sucede en el pueblo vemos la historia de Kadime, un ganadero nómada del desierto que vive apaciblemente con su esposa Satima y su hija Toya. Hablando de su padre Toya dice: Mi padre es alto y fuerte, pero no es un guerrero. A él le gusta cantar. Los guerreros mueren jóvenes.  Kadime tiene que irse de viaje de vez en cuando y cada vez que lo hace Satima recibe una visita del jefe de los yihadistas. Este personaje fue una sorpresa para mi. Es un hombre gentil, amable. Sissako no tiene miedo de mostrar a los yihadistas en toda su humanidad, a pesar de que la película condena sus acciones. Cuando un pescador local mata a GPS, su vaca favorita, Kadime empaca una pistola y se va a enfrentarlo. En una escena larga y magistralmente filmada las cosas se salen de control y la nueva autoridad arresta a Kadime. La impotencia de hacer algo para cambiar el destino de un hombre bueno que comete un error duele.

La película termina con la misma escena de la gacela corriendo del principio, esta vez intercalada con imágenes de Toya corriendo sin ir a ninguna parte. Todos los personajes en Timbuktu tienen que escoger, como la gacela, entre quedarse quietos y morir, o seguir corriendo hasta escapar o morir de cansancio. La película, creo yo, nos muestra que lo más importante no es si morimos o no, sino como morimos. Con nuestra cabeza en alto. En protesta por un destino injusto. Mirando a nuestro ejecutor a los ojos. Aún ante las fauces de lo inevitable podemos elegir como comportarnos. Eso es algo que ningún arma nos puede quitar.

Estándar
cine reseña cine arte

Buscando a Hagen-White God (Reseña)

hagen

Buscando a Hagen es una película de Revolución. El personaje principal tiene una vida feliz hasta que se encuentra con personajes crueles que lo abandonan y descubre que su vida era privilegiada, que estaba ciego a las injusticias a las que eran sometidos la mayoría de los seres como el y la maldad de los seres en los que confiaba. Ah sí, y Hagen es un perro. Los seres humanos nos hemos acostumbrado a ser los dueños y señores del mundo. Nosotros no compartimos el mundo con otras especies, toleramos su existencia. Y el segundo en el que no siguen nuestras reglas, nos apresuramos a ponerlos en su lugar. El sufrimiento animal se ha vuelto un lugar común en nuestro mundo. La película abre con imágenes del cadáver de una vaca siendo despellejado. Es curioso como el director logra convenir una silenciosa protesta y establecer el carácter de uno de los personajes principales con apenas unas pocas palabras. Sobre todo porque después de que el personaje sale del matadero vemos a una fila de vacas que entran a encontrarse con su destino. La historia se basa en la relación de una niña con su perro. O podríamos decir también que se trata de un perro y su niña. Hagen y Lili son amigos, se protegen mutuamente. Decir que son amo y mascota iría en contra del tono de la película. A medida que avanzaba la historia más y más tenía la sensación de estar viendo una película sobre un personaje que descubre una conspiración y se transforma de un ser feliz e ignorante a un héroe reacio que quiere reivindicar a su gente y liberarlos de un yugo opresor. No quiero contarles exactamente que le pasa a Hagen, porque es mucho mejor ver la película, pero si voy a decir esto: Tanto yo como todos los humanos que estábamos en la sala de cine celebrábamos cuando Hagen y su banda iniciaban su sanguinaria venganza y mirábamos con odio a los personajes de dos patas que maltrataban a los caninos o, peor aún, se negaban a defenderlos. Es la indiferencia lo que más duele al ver esta película. Vi esta película con un hombre muy inteligente quien me dijo que creía que la película era una metáfora sobre la situación de los inmigrantes en Hungría, y puede que en algún nivel sea así. Sin embargo, yo creo que el director nos quería mostrar que la crueldad deliberada es imperdonable. Y que los lideres revolucionarios pueden salir de cualquier parte.

Estándar
cine reseña cine arte

Mommy

mommy

Tener un hijo puede ser lo mas aterrador del mundo. Puede ser que a la madre le sea imposible quererlo como en We need to talk about Kevin, o puede ser que a pesar de todo, no pueda evitarlo como en Mommy de Xavier Dolan.  El caso es que a la hora de traer un ser humano al mundo, se trata de una apuesta. Muchas personas tienen hijos porque es el siguiente paso, por soledad, necesidad de ser necesitado o miedo a la muerte. O simplemente porque les da la gana. El problema es que todas estas razones, positivas o negativas, son egoístas. Porque a la hora de tener un bebe, no existen garantías de que la persona nueva que vas a traer el mundo sea, de cualquier manera, lo que tu esperas que sea. Ese ser es un individuo único, diferente, y puede que cuando crezca el resultado no te guste demasiado.

Mommy, la nueva pelicula de Xavier Dolan, cuenta la historia de una madre y su hijo de quince años, Steve, intentando reiniciar su vida después de que Steve crea un incendio en la cafetería de su escuela dejando a uno de sus compañeros con el 75% de su cuerpo quemado. Steve es llevado a un centro de rehabilitación de menores a donde su madre va  a recogerlo para llevarlo a casa después de un tiempo de estadía poco fructífera en el lugar. Queda claro desde el principio que nadie cree realmente que Steve pueda salvarse y adaptarse a la sociedad. Es un niño violento y propenso a inesperados y súbitos ataques de ira. Diane, la madre, quiere creer que su hijo va a estar bien, pero todo el tiempo parece estar convenciéndose a si misma más que a los demás. La primera gran sorpresa de la película viene cuando vemos por primera ves a Steve. Lejos de ser un adolescente odioso y resentido, Steve es dulce y está feliz de ver a su madre. Estás linda, es lo primero que le dice.

En Mommy, todo el mundo está haciendo lo mejor que puede, pero con los peores resultados. Steve y Diane son buenas personas, pero son como ciegos andando por la vida, tropezándose y volviéndose a levantar todo el tiempo, agarrados el uno al otro con desesperación, pero también buscando llegar al punto en que puedan separarse.

Una pequeña esperanza llega cuando forman una inusual amistad con Kayla, la vecina de enfrente quien solía ser una profesora de secundaria pero ahora está en un sabático forzado debido a un problema de lenguaje que la hace tartamudear incontrolablemente. Kayla parece estar más a gusto con Diane y Steve que con su propia familia, y con su ayuda, la película nos lleva a creer que esta historia podría tener un final feliz.

Pero aveces la suerte está echada. Y hay ciertas cosas que ni siquiera todas las buenas intenciones del mundo pueden arreglar.

Estándar
cine reseña cine arte

Reflexión sobre Todos se Van- la última película de Sergio Cabrera

todossevan

Hace poco tuve la oportunidad de ver Todos Se Van, la nueva película de Sergio Cabrera.

Cabrera dice que su pasión, y su razón para hacer cine, es que quiere contar historias. Y, por dios, esta es una historia que valía la pena contar. Todos se van, basada en la novela homónima de Wendy Guerra, es la historia de una niña pequeña que se encuentra atrapada entre dos fuerzas que batallan por ella: la Libertad y la Autoridad.

Nieves Guerra, el personaje principal, es una niña feliz hasta el día en que descubre que muchas veces nuestra vida no nos pertenece del todo. No cuando decidimos sacrificar un poco de nuestra libertad en pro de la autoridad. La historia se desarrolla en Cuba en 1979. Nieves vive con su madre, Eva y su padrastro, un ingeniero sueco que trabaja en la planta nuclear que esta construyendo el gobierno llamado Dan. Su padre es un escritor que vive en una comunidad en el campo escribiendo obras de teatro sobre la revolución. Desde el primer momento el tono de la película nos deja claro que esta historia es vista desde los ojos de la niña, y que ella, a diferencia de lo que creen los adultos a su alrededor, entiende perfectamente bien todo lo que pasa. Sabe que su madre y su padrastro quieren protegerla de sus tristezas y sus miedos. Pero ella los ve igual. Y sabe también, que la tristeza y el miedo es causado, en gran parte, por su padre quien se muestra desde el primer momento como un hombre lleno de ira y, tal vez, celos. Manuel (el padre) quiere herir a Eva, y busca hacerlo a través de una indignación inventada sobre la manera como ella y Dan están criando a la niña. Después de un fútil intento de convencer a Eva de que ella y Nieves tienen que estar con el y no con Dan, Manuel se dedica a hacer todo lo posible por llevársela.

Lo que sigue es una dolorosa historia de separación y de los adultos usando a Nieves como una ficha para lograr alguna ganancia. El jefe de la comunidad de Manuel logra que este se comprometa a escribir una obra de teatro a cambio de testificar a su favor en la audiencia por la custodia. El jefe de Eva, quien la detesta por no obedecerle ciegamente, testifica a favor del padre para castigarla o tal vez vengarse por su rebeldía. El personaje de Eva es particularmente interesante. Ella es una revolucionaria convencida, pero cuando se acaba la guerra y ella sigue cuestionando todo a su alrededor el nuevo gobierno la castiga. Los gobiernos  que tienen miedo de perder su recién ganada autoridad le temen a la gente que crea, a la gente que piensa, a la que se niega a aceptar reglas arbitrarias ciegamente. Es precisamente por que se niega a jugar sucio y a comprometer sus ideales que se encuentra sin aliados puesto que no tiene nada que ofrecer excepto el bienestar de su hija. Y eso a los demás les importa más bien poco. Nieves se da cuenta de que los grandes no entienden nada. No saben interpretar sus silencios, pero tampoco sus palabras. Poco a poco comienza a entender, después de un periodo de infierno con su padre, que la autoridad puede disfrazarse de libertad, y que la gente lo acepta por que es mucho más fácil seguir que crear. No quiero contarles como termina la película, ni el porqué del título. Pero si les recomiendo que vayan a verla. Todos se van no es una película sobre política, es una historia sobre personas reales que  podríamos conocer, sin importar si crecimos en Cuba, China o Colombia. Es una historia particular que cuenta verdades universales, y  que nos hace dar una mirada crítica a nuestras propias vidas y preguntarnos no solo que es lo más importante, sino cuanto estamos dispuestos a sacrificar por ello.

Estándar
cine reseña cine arte

Todavía Alice- Reseña de Still Alice

still alice

Quienes tradujeron Still Alice al español probablemente pensaron que la palabra siempre era más poética o sonaba mejor. Sin embargo, no pensaron que al hacerlo estaban arrebatándole la sutileza al título original, sobre el cual cuelga en equilibrio perfecto la esencia de la historia de una mujer luchando por aferrarse a la persona que solía ser. Still Alice nos hace observarnos a nosotros mismos y preguntarnos donde está el núcleo de nuestra personalidad. ¿Que nos hace individuos? ¿porqué somos quienes y como somos? ¿Es posible seguir siendo nosotros mismos si no podemos recordar, o reconocer, o crear nuevas memorias? La idea de vivir con Alzheimer es aterradora, la idea de hablar de una enfermedad que vuelve a una persona que conocíamos una caricatura de ellos mismos es incómoda. Es por eso que el título traducido debería ser Aún Alice, o Todavía Alice. Esta es una mujer que no le teme a la muerte. Tiene miedo de perderse dentro de si misma.

Lo que más me gustó de esta película, sin embargo, es que tiene en cuenta que el drama de Alice no es solo de ella, es de su familia también. Es de sus hijos que tienen que ver primero como su madre brillante se aleja cada vez más, y después tienen que lidiar con la culpa que sienten al darse cuenta de que su madre es una carga que les incomoda. La hija mayor, quien está embarazada insiste en empezar a cuidar de su madre como si fuera una niña incluso antes de que la enfermedad la consuma, mientras que la hija menor quiere respetar su independencia y confiar en sus facultades todo el tiempo que sea posible. No son las típicas hermanas que vemos en las películas, amigas y amorosas, son hermanas reales que se resientes mutuamente, se critican y pelean, tal cual como lo hacen los hermanos en la vida real. Su esposo la ama y está ahí para ella, pero tiene miedo de quedarse atrapado con una mujer que es apenas una sombra de la Alice anterior. La película muestra la progresión de la enfermedad con una precisión escalofriante para todos aquellos que hemos conocido a alguien con Alzheimer, desde las preguntas repetidas hasta la mirada perdida. Al final, la película nos deja pensando si Alice sigue existiendo dentro de su mente enferma o si se ha perdido por completo. La respuesta no nos es dada, como tampoco es dada a su familia, que la mira con la esperanza de encontrarla. Solo Lydia, su hija menor, logra ver que la parte de Alice que sigue estando intacta es su corazón. El amor que siente por su familia y el que su familia siente por ella. Esto probablemente quiere decir que Alice ha logrado mantenerse. A pesar de todo, todavía es Alice.

Estándar