divagaciones, libros

Juguemos al cíclope

 

(Homenaje al capítulo 7 de Rayuela)

Mírame y hazme saber que nada más importa. Tócame y acércate, poco a poco, dulcemente, para que mi corazón lata más rápido, los segundos se estiren como un chicle, y yo no sepa en que momento tu boca toca mi boca. Respírame, tómame completa y no dejes nada en mi mente que no sea tu respiración, que no sea tu barba, que no sea tu pulso acompasado sobre el mío. Mi cuerpo se vuelve mis labios, mi mente se vuelve mi lengua. Me vuelvo osada y exploro los más recónditos rincones de tu boca, mis manos se pierden en tu pelo y tengo que detenerme y respirar para no morirme. Tu frente pegada a mi frente, tus manos calientes en mi cintura, tus ojos superpuestos formando el cíclope, el calor aumenta y me quema el alma, y yo prefiero quemarme antes que salir de tu abrazo.

 

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s