Sin categoría

Vendemos porque no podemos pagar el Predial

Cuando el impuesto predial nos pone a preguntarnos si debemos vender nuestro hogar para mantenernos a flote, hay un problema. ¿Un problema individual?. No es este caso. El día de hoy, 10 de abril de 2015, se formó una protesta en la esquina de la calle 147 con carrera 19 en Bogotá. El mensaje era claro: El precio de los impuestos en Usaquén, Las Margaritas y Cedritos no es proporcional al precio real de nuestros hogares ni a nuestros salarios. Ahora, desde mi punto  de vista personal, los impuestos no son algo malo. Bien administrados los impuestos pagan colegios públicos, comedores comunitarios, obras en las calles y demás. Pero la verdad, es que estamos en Bogotá, la ciudad donde un puente nuevo se cayó con jóvenes militares encima, la ciudad del carrusel de contratación de los Nule, la ciudad donde, francamente, al ver un impuesto siento más rabia que felicidad de tener que pagarlo porque no confío en que se vaya a utilizar MI dinero para mejorar MI calidad de vida. Eso, sin embargo, es un problema diferente al presente del inflado precio del impuesto predial. Tuve la oportunidad de hablar con Javier Arango, uno de los líderes de la protesta, y esto fue lo que me contó: En los últimos cuatro años el valor del avalúo catastral en los barrios previamente mencionados se ha incrementado en un 300%. El impuesto predial se liquida basándose en dicha suma, lo cual ha tenido como resultado un aumento del 315% en  su valor.  Ahora, ¿por que se ha incrementado tan dramáticamente el avalúo catastral? Debido a la burbuja inmobiliaria. Los precios teóricos de las zonas aumentan, pero los precios reales no. Una casa en Cedritos puede estar avaluada en 500 millones de pesos, pero en la realidad los dueños deben venderla por al menos diez millones menos. Esto es un problema. Una burbuja inmobiliaria donde el dinero hipotético es más que el dinero real fue, si mal no recuerdo, lo que causó la crisis económica de 2008. El caso es que la gente se siente ahogada. Trabajar para pagar un impuesto que no se ve reflejado a la hora de, por ejemplo, arreglar la destrozada carrera 15 de la 147 a la 134 o los múltiples huecos en la 147 a la altura de la novena es descorazonador. Es necesario revisar y cambiar los detalles técnicos de como se cobra el impuesto, crear planes de pagos y aplazar la fecha de pago con descuento. Este problema lleva ya varios años y sigue sin resolverse. Mi propuesta, señores de la alcaldía, es que escuchen a los bogotanos antes de que la burbuja explote.

pp2 pp5 protestapredial pp4

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s